Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
9 agosto 2011 2 09 /08 /agosto /2011 21:36

aerosoles-p.jpg Un estudio realizado en la Universidad de Bombai (India) y publicado en la revista International Journal of Biotechnology revela que el color de un medicamento influye en su efecto sobre los pacientes a quienes se receta.

En concreto, según han demostrado R.K. Srivastava y sus colegas, la mayoría muestra una clarapreferencia por las pastillas de color rojo o rosa. Además, un alto porcentaje de pacientes piensa que los medicamentos de color rosa son los más dulces, mientras que el color amarillo se asocia al sabor salado, y el blanco y el azul al gusto amargo. 

“Cada vez que un paciente se toma una pastilla o una cápsula, tiene percepciones que pueden afectar a la efectividad que espera que tenga el medicamento”, aseguran los científicos, que consideran que habría que asegurarse de que el color, la forma y todos los elementos sensoriales de un fármaco crean percepciones positivas que complementan a los atributos médicos. “Si los pacientes son reacios a tomar una pastilla por un prejuicio sobre su sabor, o simplemente porque el color no les gusta, habría que considerar hacer cambios en su aspecto”, concluyen.
Una nueva investigación realizada por la Universidad de Michigan (EE UU) y publicada en la revista PNAS muestra que los pronósticos hechos mediante satélites sobre el efecto de los aerosoles en el clima de la Tierra subestiman significativamente su impacto.

Los aerosoles, incluidos el hollín y el dióxido de azufre procedentes de la quema de combustibles fósiles, están en el núcleo de las “gotas de nube”, las partículas de agua suspendidas en el aire que se condensan para formar la lluvia. El aumento en el número de partículas de aerosoles causa un incremento en el número de gotas de nube, lo cual resulta en nubes más brillantes que reflejan más luz y tienen un efecto más grande en el enfriamiento del planeta.

En cuanto a su efecto refrigerante, los científicos ofrecen diferentes escenarios que elevarían la temperatura global promedio en la superficie del planeta durante el próximo siglo entre menos de 2 y por encima de 3 grados centígrados, suficiente para provocar efectos considerados catastróficos en el cambio climático.

Los datos de satélite, sobre los cuales estas conclusiones arrojan dudas ahora, se han usado para argumentar que todos estos modelos sobreestiman la medida en que se calentará el planeta. "Los cálculos de los satélites son demasiado pequeños", explica Joyce Penner, profesora de Ciencia Atmosférica. En el estudio financiado por la NASA, Penner y sus colegas identificaron fallos en las técnicas que usan los cálculos de satélites para encontrar la diferencia entre las concentraciones actuales de gotas de nube y las que se produjeron antes de la revolución industrial. "Detectamos que el uso de los datos provistos por los satélites para inferir cuánta radiación se refleja hoy y compararla con el volumen reflejado en la atmósfera, libre de contaminación, en la era pre-industrial es muy poco acertado". Estas conclusiones son un paso hacia la creación de modelos mejores.

"No podemos, simplemente, confiar en que los datos de los satélites nos indicarán los efectos de los aerosoles", puntualiza Penner. "Pienso que debemos diseñar una estrategia que use los modelos junto con los datos de satélites para obtener las mejores respuestas y predicciones", concluye.

Fuente: http://www.muyinteresante.es/

Compartir este post

Repost 0

Comentarios